Skip links

Cómo alquilar tu vivienda de forma segura y legal: 5 Pasos Prácticos

El alquiler de una vivienda es una excelente manera de generar ingresos adicionales o de encontrar un hogar adecuado para vivir. Sin embargo, es fundamental abordar este proceso con conocimiento y precaución para asegurar una experiencia positiva tanto para arrendadores como para arrendatarios. 

En este artículo, exploramos los aspectos clave que debes considerar para llevar a cabo el alquiler de una vivienda de manera segura y conforme a la ley.

5 pasos para alquilar tu vivienda: 

1. Obtención de la Cédula de Habitabilidad

La cédula de habitabilidad es un documento esencial que certifica que tu propiedad cumple con las condiciones mínimas de habitabilidad. Es un requisito no solo para alquilar sino también para realizar la venta de la vivienda y para dar de alta servicios esenciales como el agua, la luz o el gas. 

La validez de este documento varía según la comunidad autónoma, pero generalmente es de 15 años, extendiéndose hasta 25 años para cédulas de primera ocupación emitidas después de 2012​.

2. Certificado de Eficiencia Energética

Este certificado indica el impacto ambiental de la vivienda en términos de emisiones de CO2 y consumo de energía. 

Este índice ayuda a potenciales inquilinos a entender la eficiencia energética del inmueble, siendo una información obligatoria en todos los anuncios de alquiler. El certificado tiene una validez de 10 años y debe ser emitido por un técnico cualificado.

3. Redacción de un contrato de alquiler claro

El contrato de alquiler debe ajustarse a la Ley de Arrendamientos Urbanos, delineando claramente los siguientes datos:

  • Identidad de los contratantes: arrendador y arrendatario
  • Identificación de la vivienda arrendada – Descripción de la propiedad
  • Duración pactada del contrato
  • Renta inicial
  • Cláusulas que hubieran acordado las partes
  • Certificado de Eficiencia Energética

Incorporar un inventario detallado de la vivienda y cualquier otro acuerdo pactado al contrato puede simplificar la revisión del estado de la propiedad al final del arrendamiento.

4. Manejo correcto de la fianza

La fianza, generalmente equivalente a una mensualidad de renta, debe ser depositada por el arrendador en el organismo correspondiente de su comunidad autónoma. En Madrid, se debe depositar la fianza en la Agencia de Vivienda Social.

Esta cantidad se devuelve al arrendatario al concluir el contrato, siempre y cuando la propiedad se mantenga en buen estado y no haya deudas pendientes. 

5. Consulta a profesionales del sector inmobiliario

Para aquellos que buscan mayor seguridad y garantías durante el proceso de alquiler, es recomendable el asesoramiento de profesionales inmobiliarios. Estos expertos pueden ofrecer guía y apoyo a lo largo de todo el procedimiento, asegurando que tanto arrendadores como arrendatarios naveguen el proceso de alquiler con la mayor protección legal y tranquilidad posible.